viaje Galicia&Asturias en Panigale

Quien me iba a decir que a mis casi 50 tacos que me iba a marcar un viaje de casi 2.000 km a bordo de mi querida panigale959…pues así ha sido.
Domingo 8 de agosto, Grupo de amigos, vamos 3 “Rs” y 3 motos trail, salimos desde Coria (CC) dirección Norte, sin más condición que la de evitar autopistas y peajes. Pasamos por Ciudad Rodrigo, Salamanca (donde me dí cuenta que la moto tira aceite por la botella derecha, manchando bastante, muy escandaloso) pero ni valoro darme la vuelta, pongo un trapito con una brida para que no me manche la pinza de freno y a seguir hacia Zamora, pasada la cual giramos dirección Lago de Sanabria, donde llegamos a la hora de comer. Dimos cuenta de la primera de muchas y a pegarnos un bañito en el Lago; como teníamos día, decidimos internarnos en tierras gallegas, llegando hasta el pueblo orensano de Guinzo de Limia donde encontramos un hotelito para dormir. Muy amablemente nos dejaron meter las motos en un garaje del hotel sin cargo ninguno y nos decidimos a salir a cenar (marisco y pescado, obviamente).
Lunes 9, desayunamos en el hotel y salimos con niebla dirección Orense porque necesitaba comprar unas zapatillas deportivas que se me olvidaron en casa; después de parar en un Sprinter, cogimos dirección Bayona (PO), a la que llegamos a la hora de comer. Paramos cerca del puerto y, lamentablemente, esta vez la comida no estuvo a la altura, pero en fin, son cosas que pasan. A llenar el estómago y seguir camino.

https://ibb.co/kxTfZBg

Salimos de Bayona y nos dirigimos hacia Cambados, por carreteras serpenteantes y, como era de esperar, cruces, casas y bastante tráfico; llegamos por la tarde y encontramos un hotelito cerca del paseo marítimo. Hasta ahora teníamos suerte con encontrar alojamiento, teniendo en cuenta que era Agosto y no habíamos reservado previamente. Aparcamos las motos en la puerta de un edificio oficial del puerto (suponiendo que allí estarían mejor vigiladas) y nos dispusimos a asearnos y salir a cenar (otra vez marisco, que le vamos a hacer).
Martes 10, Por la mañana, un buen desayuno con churros y alegría al comprobar que las motos estaban en el mismo sitio sin daño alguno; cambio el trapo de la botella, cargo las alforjas y tiramos dirección Fisterra, donde llegamos a media mañana. Mucho coche, caravana e incluso autobuses, pero esto de llevar motos te da la ventaja de ahorrarte los atascos aún a pesar de la cara de desagrado de más de un “enlatado”.
Fotos de rigor en la zona del faro y salimos hacia el norte de Galicia; viendo la hora, tomamos la opción de Autovia y llegamos a Foz al atardecer, donde la suerte nos volvió a sonreír y encontramos hotel a escasos metros de la playa. Dejamos las motos en el garaje (esta vez nos cobraron la plaza) y a darnos un bañito a la playa. Por la noche, salida a cenar… me pedí una lubina a la plancha porque tanto marisco estaba haciendo estragos en mi sistema digestivo.
Miércoles, 11.- liturgia de rigor (cambio de trapo y colocación de alforjas), desayuno en el hotel y salida hacia tierras Asturianas. Pasamos a ver la Playa de las Catedrales, desde fuera ya que no teníamos reserva, y tiramos hacia Cudillero. La gente empezaba a tener el culo para pocos trotes, sobre todo los tres “erreros” y decidimos coger un tramito de autovía. Llegamos al pueblo a media mañana, aparcamos las motos en el puerto y a dar la vuelta de rigor, fotos y una cervecita como refrigerio.
Salimos dirección Avilés y acabamos en el centro del pueblo (cosas del GPS), donde decidimos comer que ya era hora. Llena la panza y el culo descansado, salimos sin rumbo hacia el Este acabando en Villaviciosa; mi trasero ya era un poema, supongo que como el de la mayoría de los que íbamos, y después de aparcar y tomarnos una cocacola nos pusimos a la tarea de buscar hotel. Malos presagios nos insinuó la camarera, pero oh sorpresa!, hotelito en pleno centro, a 50€ la habitación doble. La fortuna nos volvía a sonreir. Llegamos al hotel, aparcamos las motos en la puerta y vuelta a la rutina de todas las noches. Esta vez empezamos con sidra y acabamos en un buen restaurante aumentando la dieta con un buen trozo de chuletón.
Jueves 12.- Vuelta a la rutina, desayunar, cambiar el trapo de la horquilla, cargar las motos y salir hacia el Este, dirección Covadonga, donde llegamos a media mañana. Visitamos la zona, nos tomamos un café, casi nos pone una multa por mal aparcamiento una mujer policia. muy guapa y simpática que echó unas fotos pero cuando vió que saliamos corriendo a quitarlas nos perdonó la vida; después del trago, salimos dirección Sur, dispuestos a cruzar Picos de Europa y llegar a Riaño. Carretera dura para tres de nosotros, vía estrecha y serpenteante, lenta y revirada, las motos se calentaban como las calderas del infierno y las muñecas se quejaban a cada paso. Pero conseguimos coronar y una vez entramos en la provincia de León, la carretera se ensancha y se vuelve más rápida…ahora sí, las motos piden gas y pasamos los últimos km a muy buen ritmo en una carretera buena, bonita y rápida. Conseguimos llegar a Riaño a la hora de comer, parando en un establecimiento a la entrada del pueblo donde acabamos con el primer y último bocata del viaje. Mi culo ya no puede más, pero hay que seguir.
Salimos hacia León donde llegamos por la tarde; esta vez no hubo suerte, no encontramos alojamiento así es que buscamos en pueblos cercanos y acabamos en Benavente. Hotelito en el centro a un precio comedido (como los anteriores), bajada de bártulos, ducha y a salir a tomar unas cervecitas y cenar.
Viernes 13.- Mi culo cada vez me duele más, pero habrá que hacer el último esfuerzo. Desayunamos y salimos de Benavente dirección Sur; pasando Zamora nos desviamos hacia el Oeste dirección Ledesma. Madre de Dios!! vaya tramos de cabras, a 40 km/hora tenía que ir. Hay que seguir, me dije!! Aguanta!!. Después de una cocacola en Ledesma decidimos comer en Dios Le Guarde, un pueblo cerca de Ciudad Rodrigo, donde el cochinillo frito y el cordero están espectaculares. Allá que vamos, en Ciudad Rodrigo perdemos un integrante ya que decide no parar; nos despedimos con la sonrisa del viaje que llevamos a las espaldas y tiramos hacia la carne que nos espera. Llegamos a sobre las 13 h, buena hora, una cerveza y a meterse el plato entre pecho y espalda.
Después de la comilona nos dispusimos a recorrer los últimos 80 km de nuestro viaje, llegando a casa sobre las cuatro de la tarde.
Cansado, sudoroso, con el culo hecho trizas…pero féliz y más contento que unas castañuelas después de casi 2.000 km a lomos de esta panigale que se ha portado como una campeona.
Esperemos que sea el primero de muchos…

https://ibb.co/kxTfZBg

!Hay que estar en forma para hacerse esa ruta en una R con 57 tacos!

?Cuantos kg has ganao?:smile:

Enviado desde mi Mi 10 mediante Tapatalk

Tacos, 49…kg pues poco no te creas, con estos calores todo lo que bebias lo sudabas.

Enviado desde mi SM-A315G mediante Tapatalk

Gran viaje, y en R, que aún le da más valor!!!
:wink:

Jejeje…te he cascado 8 años de propina…

!Ya decía yo que estabas muy bien conservado en la foto!

Enviado desde mi Mi 10 mediante Tapatalk